Materia prima y producción en la industria química, parte 1

Materia prima y producción en la industria química, parte 1

La industria química es un dominio que comprende una gran rama de aplicaciones. Definirlo como el negocio del uso de la química y manufactura de materiales químicos no es apropiado porque el término “químico” puede ser usado universalmente para una amplia gama de artículos.

Las distintas categorías en esta industria son generalmente formadas por su historia más que por la lógica. Por ejemplo, se pensaba que la industria del petróleo era una rama diferente de la industria química porque a principios del siglo 19, el petróleo crudo solo pasaba por un tratamiento de destilación. Hoy en día, sin embargo, una refinería moderna incorpora muchos más procesos y materiales, y el término petroquímico se usa de manera más frecuente para describir esta categoría en la industria; pero tanto la destilación primaria como los procesos modernos agregados se llevan a cabo en el mismo complejo, por lo que es difícil de separar la industria del petróleo de la industria química en este entorno.

Como se puede ver, la racionalidad para dividir y categorizar la industria química puede ser algo confusa. Las materias primas básicas que son usadas para iniciar la producción química son: carbón, gas natural, petróleo, aire, agua, sal y unos cuantos productos especializados. Luego, son convertidos en productos primarios, secundarios y terciarios, dependiendo de qué parte del proceso productivo están siendo usados, y el grado de separación que hay entre el proceso de producción y el consumidor final. Los productos primarios son el punto de partida, los cuales son los más alejados de los consumidores. Estos son seguidos por los productos secundarios y luego por los productos terciarios; pero esto no significa que los productos químicos solo atraviesan tres procesos de conversión. El producto químico típico tiene que pasar por varios procesos de conversión antes de llegar al mercado.

Más allá de esto, la industria química también puede ser clasificada entre productos químicos inorgánicos pesados, productos químicos orgánicos pesados, productos químicos finos y productos químicos ligeros, los cuales también tienen límites poco claros.

Algunas diferencias generales que pueden distinguir estas clasificaciones son que los productos químicos inorgánicos pesados comprenden materiales que son producidos en grandes cantidades, en grandes fábricas exteriores con equipos de tamaño considerable y muy pocas piezas móviles y personal. Por lo contrario, la industria química de productos ligeros tiene equipos de tamaños moderados, ubicados en los interiores de edificios, con mucho personal requerido para dirigir las operaciones. La industria química de productos finos cubre mayormente la producción de colorantes y productos farmacéuticos, pero una vez más, no existe un método claro y preciso para clasificar y separar cada rama.

Fuentes:
“Chemical Industry”.  The New Encyclopædia Britannica. Vol. 15. 1984. Print.
“Materials Processing”.  The New Encyclopædia Britannica. Vol. 15. 1984. Print.